2 Cafeteras automáticas Saeco Analizadas

Tradicionalmente, la mayor parte de las personas que tenían una cafetera en casa solían optar por un modelo manual, como las cafeteras italianas, las de infusión francesas o, los que querían algo más limpio, las de goteo americanas. No obstante, en los últimos años se ha puesto muy de moda otra tipología de máquina, más compleja, la máquina de café automática. Habituales en los bares, ahora han copado también el mercado doméstico de la mano de las principales marcas de electrodomésticos.

Estas máquinas son más sencillas de lo que parecen en cuanto a mecanismo, aunque pillarles el punto justo cuesta un poco. Por eso suelen tener ciertas funciones muy automatizadas y memoria para que una vez se ha hecho un buen café con ella se puedan guardar esas preparaciones en la memoria. En términos generales, estos aparatos tienen un depósito de agua y un depósito de café (a veces equipado con un molinillo para poder usar café en grano), y un circuito por el que el agua circula, se calienta hasta lograr una presión de entre 12 y 15 bares e infusionar el café.

A partir de ahí, cada máquina es distinta. La capacidad de los depósitos, la presión, el tipo de café que admite, la temperatura que alcanza y los accesorios que incluye son variables, así que cada usuario puede buscar el aparato que mejor se ajuste a sus necesidades específicas. También son variables los precios, así que una buena elección será no sólo mejor de cara a disfrutar de un buen café, sino también en cuanto a pagar exactamente por lo que se necesita.

Y, sobre todo, hay que entender que no todas las máquinas están pensadas para el mismo tipo de uso. Las hay que son para un uso cien por cien doméstico, para hacer tres o cuatro cafés, y otras que son semiprofesionales, pensadas para uso colectivo. Elegir la adecuada es importante, porque las segundas suelen tener mayor potencia y un mayor consumo.

Las mejores máquinas de café automáticas de saeco

Las cafeteras Saeco, en su mayoría, están pensadas para elaborar grandes cantidades de café. Aunque su diseño compacto y su estética cuidada hacen que sea perfecta para tenerlas en casa, a la vista, la mayor parte de ellas tiene elevadas capacidades, depósitos grandes y una potencia bastante importante. Son algo ruidosas comparadas con otros aparatos más pequeños, pero no lo suficiente para que molesten.

SAECO 7580/00 XELSIS

La Saeco 75800/00 Xelsis es el modelo básico de la gama Saeco Xelsis, que se compone, como la mayoría de gamas de cafeteras automáticas Saeco, de tres modelos. Y, como ya es habitual en las cafeteras de esta marca, está pensada y diseñada para que sea usada por múltiples usuarios.

A pesar de que su depósito de agua es de menor capacidad que los de la gama Lirika, en este caso solo 1,7 litros, dispone de un deposito de café muy grande, de 450 gramos, y molinillo de muelas cerámicas de alta resistencia. Eso implica que puede preparar hasta 16 tazas sin tener que rellenar de agua y muchas más antes de que sea necesario rellenar el depósito de café. Pero lo mejor es que es capaz de preparar hasta 12 bebidas distintas, incluyendo bebidas con leche. Las opciones aparecen en su pantalla LED,pero hay que seleccionarlos con botones, ya que no dispone de pantalla táctil como los modelos más avanzados de la gama.

Para las preparaciones con espuma de leche se utiliza la manga de vapor, pero ojo, porque uno de los principales contras de esta cafetera se encuentra en el sistema de auto-limpiado de esa manga: resulta que al terminar de espumar la manga se limpia automáticamente con un chorro de vapor, y si uno no es rápido retirando la jarra de la leche se la acaba llevando con unas gotas de caldillo residual de la manga. Es agua, no es un problema, pero es una pena preparar una maravillosa espuma de leche para luego aguarla, ¿verdad?

Dado que está pensada para un uso colectivo más que individual, otra de sus ventajas es que en su memoria se pueden guardar hasta 6 perfiles de usuario, cada uno de ellos con sus bebidas favoritas. De esa manera, si se usa en casa de una familia numerosa, o en un pequeño negocio, todos los usuarios podrán acceder a sus preparaciones favoritas de manera directa.

Un gran pro de ésta máquina es que todas las partes que se le pueden extraer se extraen por el frontal, exceptuando el circuito de infusión, que se extrae por el lateral. Eso significa que no es necesario mover la máquina para limpiarla, y eso es muy importante en este caso porque, a pesar de ser una cafetera con una estructura casi por completo de plástico, es pesada: pesa 10,2 kg y sus medidas son 28,3 x 39,3 x 48,9 cm. Ese peso se debe al frontal, que es de acero, pintado en negro con detalles cromados.

Su precio es de unos 1000 €, un precio bastante elevado que, sin embargo, puede estar perfectamente justificado si atendemos a sus características.

SAECO LIRIKA BASIC 2.5 L

A pesar de que se trata de una cafetera más bien cara, con un precio de cerca de 600 €, es la más vendida de Saeco, quizás porque es una cafetera de elevada capacidad, apta para usarla en sitios donde se vayan a tener que preparar gran cantidad de tazas de café. Su depósito de agua de 2.5 litros, su depósito de café de medio kilo y la posibilidad de que gran cantidad de bebidas sean preparadas de manera automática, con sólo darle a un botón, la hacen especialmente adecuada para este tipo de trabajo intensivo.

Es la cafetera ideal para oficinas y otros centros de trabajo o para familias muy numerosas, ya que es capaz de preparar varias bebidas a la vez y con suficiente velocidad como para que todas se consuman a la vez, algo poco habitual en las cafeteras domésticas. Y, además, es un electrodoméstico con un rendimiento energético de clase A, lo cual ayuda a que sus 1850 W de potencia no se traduzcan en un consumo eléctrico muy elevado. Aún así, es obvio que no es la cafetera adecuada para un café al día, ya que este puede salir más caro que tomarlo en el bar.

Por otra parte, permite utilizar café molido o en grano, ya que incorpora un molinillo de muelas cerámicas gracias al que el aroma del café llegará a cada taza con toda su fuerza, y las bebidas que prepara son 6: ristretto, expresso, café americano, latte machiato, capuccino y leche caliente, además de agua caliente para infusiones. Es muy completa en ese sentido. Cómo contra, hay que apuntar que aunque permite preparar bebidas con leche solo con darle a un botón (activando el tubo vaporizador a la vez que el sistema de infusión) no incorpora de serie el recipiente para la leche, que ha de adquirirse aparte.

Existen otras dos versiones de la misma línea: la Saeco Lírika Plus, que es más grande, y la Saeco One Touch, que es tecnológicamente más avanzada y permite controlar todas las funciones con un simple toque. No obstante, en lo básico, la Saeo Lirika Basic no tiene nada que envidiarles.

Para adaptarse a los distintos tamaños de tazas, el surtidor es regulable hasta los 14 cm. Eso es especialmente necesario si se prepara un café largo o un americano.

A menos que se considere un contra su gran capacidad, lo cierto es que carece de cosas negativas que se puedan decir de ella. Es un aparato eficiente y bastante bonito y, teniendo en cuenta que se trata de una máquina de alta capacidad, relativamente pequeño. Sus dimensiones son 21,5 x 37 x 42,9 cm en toda la gama, y pesa 8 kg. Se comercializa en color negro.

Cuál es la mejor y por qué

Ambas cafeteras están pensadas para sitios dónde van a ser utilizadas por muchas personas de manera simultánea o muy seguida. En ningún caso están pensadas para ser cafeteras de uso ocasional o para una única persona. Si se va a usar poco, seguramente hay opciones mucho mejores y más baratas. Pero si se usan para lo que se han diseñado son máquinas muy fiables, con un gran rendimiento y que básicamente trasladan las características de las máquinas de los locales de restauración a un formato doméstico.

Ahora bien, ¿cuál de las dos es mejor? Indudablemente la Xelsis, que permite preparar más tipos de bebidas y que además permite que se almacene mayor cantidad de perfiles en la memoria, de manera que si la van a usar varios usuarios cada uno de ellos no tenga que ir configurando las distintas bebidas cada vez que las prepare.

No obstante, dado que la diferencia de precio es bastante importante, hay que preguntarse si las prestaciones de la Xelsis van a ser aprovechadas o no. ¿En cuantos pequeños negocios es necesario realmente poder preparar capuccinos perfectos dándole sólo a un botón? Y ¿cuántas familias van a aprovechar realmente las opciones de automatización como para que les compense pagar casi 1000 €?

Por tanto, hay que saber para qué se va a usar exactamente la máquina y elegir en consecuencia, ya que la clave es no pagar por opciones que no se van a usar, y sólo si realmente se va a hacer un uso intensivo y regular, optar por la que ofrece mejores posibilidades, optando por la más básica en caso contrario.

Te puede interesar: